Se esta mandando tu mensaje...

Noticias

Celebrada la jornada “Mujeres que emprenden, sociedades que crecen”

El 16 de noviembre se celebró, en la Secretaría de Estado de Servicios Sociales e Igualdad, la jornada “Mujeres que emprenden, sociedades que crecen” promovida por el Instituto de la Mujer y para la Igualdad de Oportunidades con la colaboración de ICEX y la Fundación Tomillo.

Los objetivos de la jornada eran:
Visibilizar que la internacionalización es una opción accesible que no siempre requiere una elevada inversión.
Visibilizar los mecanismos de apoyo a la internacionalización que ya existen por parte del ICEX y otros agentes.
Visibilizar casos exitosos, cercanos y reales, que sirvan como incentivo.

Dirigida a: 75 mujeres emprendedoras en proceso o con intenciones de internacionalizar sus empresas.

Tal y como muestra la realidad social y ponen de manifiesto los indicadores y los principales estudios en materia de emprendimiento, aunque cada vez son más las mujeres que están creando sus propios negocios, continúa existiendo una fuerte segregación en la participación empresarial de las mujeres.

En la decisión de emprender de las mujeres frecuentemente ha pesado la necesidad de subsistencia económica, acompañada de la aspiración de equilibrar las responsabilidades familiares y laborales y/o de alcanzar el desarrollo profesional que no se ha podido lograr trabajando por cuenta ajena. Estos motivos derivan en muchos casos en iniciativas empresariales frágiles, de reducida dimensión, poco intensivas en creación de empleo y en ramas de actividad con pocas barreras de entrada (que requieren poco capital inicial, intensivas en mano de obra, etc.). Así, las mujeres empresarias operan en sectores –fundamentalmente de servicios– muy competitivos y más vulnerables a los cambios en el contexto económico.

Pese a que las emprendedoras tienen en general un elevado nivel formativo acceden en menor medida a mercados extranjeros en tanto en cuanto las expectativas y las habilidades necesarias para internacionalizarse basculan sobre factores tales como la capacidad de obtener crédito, la dificultad de conciliar su vida personal, las dificultades para el networking internacional o los impedimentos, barreras y estereotipos culturales. En definitiva, hoy en día mujeres y hombres no tienen las mismas oportunidades para emprender, crecer e internacionalizarse.