Se esta mandando tu mensaje...

Noticias

Revisiones ópticas gratuitas para familias tomilleras en Carabanchel y Latina

De nuevo nos movilizamos  para dar una respuesta integrada y colaborativa a necesidades sociales emergentes. Por tercer año consecutivo, la Fundación Cione Ruta de la Luz y su proyecto Ver para Crecer en colaboración con Essilor y su iniciativa Vision for life, ha realizado revisiones ópticas a familias tomilleras cuya situación no les permite costearse unas gafas nuevas, para entregárselas después, nuevas y de manera gratuita.

En esta edición, 85 menores de entre seis y diecisiete años de los proyectos del Servicio de Atención Integral a la Infancia Vedruna de Carabanchel y el Proyecto de La Colonia de los Olivos de Fundación Tomillo, contaron con la colaboración de 8 ópticos y cooperantes voluntarios para revisar su salud visual. Tras las revisiones se ha detectado que 42 de ellos van a necesitar gafas. Para ello, pudieron elegir entre un amplio surtido de monturas nuevas, que recibirán en unos días con la graduación adecuada.

En palabras de Mariluz Clavero, Coordinadora de zona Carabanchel-Latina en Fundación Tomillo, “el proyecto Ver para Crecer es estupendo. Da cobertura a una necesidad básica, como es la de ver bien, que las familias con las que trabajamos no pueden pagar cuando alguno de sus miembros debe usar gafas. Para muchos de los niños fue su primera revisión óptica. En otros casos, llevaban la misma corrección visual desde hacía años, con una graduación desactualizada. Teniendo en cuenta que más del 80% de la información que recibe el ser humano llega al cerebro a través de los ojos, cuando no hay una buena visión, ahí puede estar la causa del fracaso escolar, un riesgo que vamos a evitar gracias a esta iniciativa”.

Para Lorena García, óptica-optometrista de Óptica Alcalá Magna (Alcalá de Henares), para los niños “no enfocar bien de cerca puede equivaler a: me canso, me desconcentro y abandono. Lo que parece dejadez, sólo es falta de visión”.

Ana Belén es una de las beneficiarias de Fundación Tomillo en Latina. “En Tomillo me ayudan a que mis hijos aprendan y hagan sus deberes. Mi marido está enfermo y gracias a Tomillo es más fácil el día a día”, valoraba. Uno de sus hijos no pronuncia bien, de manera que era importante descartar que no se debiera a un problema visual. “Me gustaría que estudiaran. Ojalá algún día vayan a la universidad. Y para esto, ver bien es fundamental”, afirmaba.