Se esta mandando tu mensaje...

Blog

Emprender siendo internacional

La diversidad económica resulta fundamental para el desarrollo de las economías locales. Los emprendedores de origen internacional representan el 10% del colectivo autónomo y generan el 10,2% del empleo.

Emprender no resulta una tarea sencilla; al tiempo y la dedicación necesarias hay que añadir, en el caso de las persona de origen extranjero, la posibilidad de tener que realizar trámites adicionales para la obtención de la autorización de trabajo por cuenta propia. Desde el servicio de emprendimiento de la Fundación Tomillo os damos las claves para emprender con las garantías administrativas necesarias.

Lo primero que tienes que hacer es asegurarte de contar con la autorización administrativa para darte de alta en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos, es decir, comprobar qué tipo de NIE tienes. Si dispones de NIE comunitario, de residencia de larga duración o eres solicitante de protección internacional (pasada la primera renovación) puedes proceder al alta como trabajador por cuenta propia realizando los mismos trámites que una persona con nacionalidad española.

Por el contrario, si te encuentras en situación administrativa irregular, eres estudiante, dispones de una autorización temporal de residencia, bien no lucrativa, o que autoriza sólo a trabajar por cuenta ajena, debes solicitar a extranjería que te autorice a iniciar la actividad económica.

En segundo lugar, debes realizar un plan de negocios realista y coherente con la actividad que quieres iniciar, aportando presupuestos y documentación que justifique y acredite el documento. De esta manera el plan de negocios aumenta la calidad de la documentación que se presenta y gana en credibilidad.

En tercer lugar, es importante saber gestionar los tiempos de tramitación de la obtención del permiso de trabajo por cuenta propia y la puesta en marcha del negocio. De esta manera evitarás errores como, por ejemplo, alquilar el local y comenzar con las obras, para posteriormente tener que esperar a obtener el permiso.

En cuarto lugar, debes conocer qué licencias o permisos son necesarios para la puesta en marcha del negocio. No todas las actividades requieren una licencia.

En quinto lugar, es importante visibilizar la experiencia y cualificación, aunque estas no estén relacionadas con la actividad a implementar. Disponer de experiencia emprendedora previa en el país de origen o disponer de formación dotan de capacidades que serán útiles cuando te encuentres con determinadas situaciones en el negocio, como por ejemplo negociar con los proveedores o tratar al cliente.

Desde el departamento de emprendimiento de Fundación Tomillo te apoyamos en la puesta en marcha de tu negocio, te asesoramos en los trámites necesarios y trabajamos contigo de manera personalizada a través del proyecto Emprendimiento e Integración, financiado por la dirección general de las Migraciones del Ministerio de Empleo y Seguridad Social y cofinanciado por el Fondo Social Europeo.