Se esta mandando tu mensaje...

Blog

¿Pueden los autónomos deducir los gastos del coche y las dietas?

ATENCIÓN: Sólo nos referimos a autónomos profesionales o empresarios individuales, que tributan en el IRPF por actividades económicas y en el IVA. En ningún caso lo dicho aquí es aplicable a autónomos societarios o autónomos colaboradores contratados por familiares, ni a entidades que tributen por el Impuesto sobre Sociedades. Tampoco es aplicable a quienes tributen por Módulos.

Lo primero que hay que señalar es que, según la normativa fiscal, la forma de deducir los gastos del coche es diferente según hablemos de IVA o de IRPF.

I. Deducibilidad del 50% del IVA

La normativa del IVA entiende, con cierta lógica en mi opinión, que los autónomos utilizamos nuestros vehículos tipo turismo en parte para uso personal y en parte para uso empresarial o profesional. Por ello, nos permite deducir el 50% del IVA que soportemos por cualquier gasto de nuestro coche. Esto es aplicable también a motocicletas.

Esto incluye, por ejemplo: la propia compra del coche o moto, las reparaciones, el combustible, el aparcamiento, la instalación de un accesorio Bluetooth para poder hablar por teléfono, u otros gastos. Y ello sin necesidad de probar que el gasto se ha correspondido con su actividad empresarial o profesional.

Lo que sí es necesario en todo caso es disponer de factura, el único documento que faculta para deducirse según Hacienda. Esto quiere decir que los típicos recibos que nos dan el los parkings pueden perfectamente no ser admitidos en caso de inspección, lo que, según Hacienda, implicaría que nos hemos deducido indebidamente ese IVA.

II. No deducibilidad en el IRPF

En el IRPF, Hacienda no nos permite deducirnos NADA relacionado con el turismo.

Según la normativa del IRPF, para podernos deducir los gastos del coche, este tendría que estar exclusivamente afecto a la actividad económica. Es decir, para poder deducirlo, tendríamos que usar el coche sólo para la actividad económica, y nunca, nunca, nunca podríamos usarlo para un tema personal: nada de ir de compras con ese coche, ni de recoger a los niños del cole, ni de ir al médico, etc.

No creáis que hay solución, no la hay. Da igual que tengas dos o más coches y digas que uno es para uso personal y el otro para la actividad empresarial. Da igual que cojas el coche en leasing o renting. Ni que pongas dietas de kilometraje como gasto. Tampoco lo admiten como deducible.

III. Los afortunados que sí se pueden deducir en el IRPF y además pueden deducirse el 100%% del IVA soportado.

Hay unos pocos elegidos a los que Hacienda sí permite deducir los gastos del vehículo en el IRPF. Son estos:

* Los propietarios de vehículos industriales (camiones).

* Los propietarios de vehículos mixtos (en los que se pueden quitar asientos para meter más carga, hay que mirar la ficha técnica del vehículo) destinados al transporte de mercancías: Esto incluye pequeñas furgonetas y hasta monovolúmenes si están rotulados con el logo de la empresa.

* Los autónomos que realizan determinadas actividades muy tasadas, también se pueden deducir los gastos incluso tratándose de turismos: transporte de viajeros o mercancías, agentes comerciales, empresas de alquiler de vehículos y autoescuelas.

* Estos mismos se pueden deducir también el 100% de las cuotas soportadas de IVA en los gastos de coche.

LAS DIETAS:

La Ley de Reformas Urgentes del Trabajo Autónomo incorpora la posibilidad de deducirse las dietas, es decir, los gastos de manutención y estancia en los casos en que el autónomo, por motivos laborales, se vea obligado a comer o pernoctar fuera de casa.

Dichos gastos son fiscalmente deducibles, solo a partir de 1 de enero de 2018,l con unos límites máximos que son los establecidos para los trabajadores asalariados, en un intento por equiparar los derechos de los autónomos a los del Régimen General.

Podrás deducirte estos gastos siempre y cuando se realicen en días laborables, sea un gasto de la actividad, el pago se realice por medio telemático (tarjeta o transferencia) y es necesario conservar la factura.

 

DIETAS DEDUCIBLES EN 2018:

España:

Sin pernocta: Máximo 26,67 € por día.

Con pernocta: Máximo 53,34 € por día.

Extranjero:

Sin pernocta: Máximo 48,08€ por día.

Con pernocta: Máximo 91,35 € por día.