Se esta mandando tu mensaje...

Noticias

 “Embellece tu Futuro ha embellecido más mi vida”, alumna de Fundación Tomillo.

María Roselyne Vega, alumna de nuestro programa de formación para el empleo Embellece tu Futuro, que desarrollamos junto con L’Oréal, ha compartido con nosotros su experiencia de formación en medio de la crisis sanitaria que ha generado la COVID-19. De esta manera queremos resaltar el esfuerzo que ella y su promoción han hecho para adaptarse al aprendizaje online, demostrando una gran capacidad de autogestión, organización y trabajo en equipo.

“Cuando en enero de 2020 me encontraba en plena búsqueda de empleo, soñaba con reinventarme, dejaba volar mi imaginación pensando en dedicarme a algo que me apasionara, motivara, y cambiara mi vida laboral por completo. El mundo de la belleza era un campo para mi desconocido y a la vez soñado, estaba en la búsqueda de una nueva oportunidad.

Casualmente, a través del programa “Aquí hay trabajo” de Televisión Española, ofertaron el curso “Embellece tu futuro” que impartía la Fundación Tomillo y L’oreal, en cuestión de segundos pude ver un oasis en medio del desierto que por supuesto despertó mi curiosidad y mis ganas. De inmediato contacté con Tomillo en busca de información.

Desde Tomillo me abrieron las puertas al diálogo y como un gran regalo de la vida pude participar en el proceso de selección, creo que mi ilusión era tan grande que dejaba de lado cualquier pequeño miedo. Cuando Rocío, nuestra tutora del curso, me avisó que había sido escogida, lloré de alegría, el primer paso estaba dado, había iniciado esta gran aventura de formación.

Y el curso comenzó… y al unísono empezó a tocar muchas fibras de mi vida y de mi ser, lo que estaba sucediendo ante mis ojos superaba mis expectativas… encontré un curso excelente tanto a nivel humano como de contenidos. Las dos primeras semanas fueron estupendas, puedo afirmar que sentí una sobrecarga de energía motivacional, fueron días llenos de lecciones y experiencias enriquecedoras.

Pero de repente, todo cambió, y nuestro curso como el resto de las cosas se paralizó, estábamos ante un escenario social extraño, ante un enemigo poderoso y diminuto convertido en pandemia que amenazaba a la humanidad entera. Para todos eran tiempos inciertos. Todo parecía una película de ficción.

Sin embargo, así como la vida tenía que seguir aunque fuera a otro ritmo, desde la Fundación Tomillo y L’oreal nos apoyaron y buscaron alternativas y soluciones para continuar con nuestro proceso de formación. No tengo palabras suficientes para agradecer todo el esfuerzo que estas dos magníficas organizaciones hicieron para que el curso siguiera adelante, y para convertir cada dificultad en un desafío.

Todos tuvimos que adaptarnos al cambio, ir de lo presencial a las clases online, del contacto social al confinamiento, de la diversidad de recursos que teníamos fuera de casa a la optimización de los mismos en nuestros hogares.

Todo cambió, pero no nuestros sueños ni nuestras ganas de seguir aprendiendo. Y de hecho, fue lo que hicimos porque disfrutamos de unas clases maravillosas y de una lluvia de conocimientos  Ahora estamos culminando el curso, y me siento afortunada y fortalecida, creo que lo mismo le sucede al resto de mis compañeras. Me he convertido en asesora de belleza, pero además he ampliado mis conocimientos tecnológicos y comerciales, y sobre todo he redescubierto talentos que tenía escondidos.

Una vez escuché una frase que decía: “Hay personas que siembran primaveras por donde pasan”, desconozco su autoría pero me encanta su profundo significado. Y yo diría eso del excelente equipo de profesionales que dirigen el curso “Embellece tu futuro”, porque están comprometidos con su encomiable labor de formar y porque han añadido en cada una de sus clases dosis de cariño, paciencia, empatía y solidaridad para que nos reafirmemos y valoremos con nuestros talentos y capacidades. Ellos “están sembrando esas primaveras”.

Me siento muy afortunada y agradecida de participar en la vigésima edición del curso  “Embellece tu futuro”. Lo que era un sueño, ahora es una realidad, aunque por muchos años me había dedicado al mundo de la comunicación y del periodismo, ahora ha llegado mi momento para nuevas oportunidades laborales, emocionantes y retadoras. Sé que nada será como antes, pero sé que mi vida ahora tiene otro color, está maquillada con más alegría y esperanza. En mi mente quedan capturados todos estos momentos de formación como si fueran fotografías que guardaré en la mochila de mis bellos recuerdos”.

 

 

Compartir