Se esta mandando tu mensaje...

Noticias

Entrevistamos a Lisset y Raphael, fundadores de Noa Espinoza

Raphael y Lisset son una pareja de emprendedores peruanos que llegaron a España en mayo de 2013. En su país, Raphael, trabajó en cocinas tan prestigiosas como las de los hoteles Marriot y Palace, lo que le proporcionó una amplia experiencia profesional. Por su parte, Lisset procede de una familia emprendedora cuyo negocio fue una pastelería, con más de 20 años de trayectoria.

En España querían poner en marcha un negocio para sacar adelante a su familia ofreciendo productos de calidad, para ello Raphael se formó en la Escuela de Alta Cocina Le Cordon Bleu de Madrid. En ese momento se propusieron abrir un restaurante en la calle Alcalá, aunque se encontraron con importantes problemas como el alquiler del local y la falta de sensibilidad de las personas que les estuvieron asesorando.

Reconocen que emprender en España es mucho más complejo dado que la normativa es distinta y mucho más estricta que en Perú. En su país, los negocios comienzan a funcionar de una manera “informal” y cuando se consolidan es cuando lo formalizan.

Finalmente, el problema con el alquiler del local les llevó a abandonar la idea del restaurante y optaron por apostar por el traspaso de un local de perritos calientes ubicado en el Paseo de Marcelino Camacho nº 28 (Carabanchel) ampliando el negocio a la elaboración artesanal y venta de tartas y muñecos para adornar las tartas elaboradas en casa. También sirven café, refrescos y porciones de sus exquisitas tartas en el mismo local.

En el mes de octubre recurren a los servicios del Programa de Emprendimiento de Fundación Tomillo, donde recibieron asesoramiento para el traspaso del negocio, ayuda con la tramitación de la capitalización del desempleo, información sobre las ayudas económicas y se tramitó su alta en el punto PAE (Punto de Atención al Emprendedor).

El consejo que Raphael y Lisset ofrecen a otras personas que estén pensando emprender es que persigan sus sueños dado que nada es imposible en esta vida.

Preguntando cómo se ven dentro de tres años nos contestan que se ven en un local más grande, tipo bistró, en el cual Raphael pueda desarrollar su vertiente de cocinero, además de la de pastelero.

Podréis encontrar más información pinchando aquí: Noa Espinoza