Se esta mandando tu mensaje...

Noticias

Mi experiencia como emprendedora en España

“Me llamo Diani Andreína Elías Ochoa, nací y me crié en Venezuela, país en el que emprender es bastante común ya que todos deseamos tener una mejor calidad de vida. Allí nuestros abuelos y padres nos enseñan que emprender es igual a crecimiento.

En 2015 llegué a España como estudiante. Solicité la residencia e inicié un proyecto con el objetivo de comenzar a trabajar por cuenta propia, pero el proyecto no funcionó debido a diferentes factores, entre ellos, mi falta de experiencia como emprendedora en España, la falta de asesoramiento y, lo más importante, de motivación.

Soy psicóloga de profesión y vocación. En Venezuela logré tener una consulta privada que dejé para venirme a estudiar y poder dedicarme a conseguir el bienestar de las personas. Además, otras de mis pasiones son la cocina y la repostería, por esto quiero, finalmente, unir estos dos mundos.

Llegué a la Fundación Tomillo en enero del 2019, en ese momento pasaba por una situación laboral difícil y sin poder buscar trabajo por cuenta ajena. Sin dudarlo, me brindaron la oportunidad de poder participar en el programa ITACA y el Brain Trust. Mi profesora me recomendó que me enfocara en la idea que quería llegar a conseguir y, poco a poco, fui priorizando lo que realmente deseaba y pensaba que podría llegar a lograr.

Continué desarrollando uno de los proyectos que pretendía poner en marcha, un restaurante de comida rápida saludable con un espacio para realizar talleres y fomentar el crecimiento personal. Sin embargo, al no tener experiencia en el sector, tuve que llevar a cabo una gran inversión para conseguir el personal adecuado y esto provocó que la idea dejase de ser rentable, debido al alto coste en salarios.

Actualmente sigo el refrán “el elefante se come por partes” y, sin dejar de lado mi idea, busco brindar crecimiento personal a través de talleres y experiencias en espacios de restauración saludables, tratando, además, de ayudar a aumentar los clientes. Con este cambio la inversión es mínima, no separo los sectores y me dedico a lo que más me apasiona.

Estos son algunos consejos que, en base a mi experiencia, puedo ofrecer a personas que se encuentran en mi misma situación:

  • Confía en tu proyecto sin llegar a enamorarte ciegamente de él. Es decir, hay que saber ver más allá y analizar objetivamente las cosas con el objetivo de conocer si el proyecto es viable o no, evitando futuros errores.
  • Debe apasionarte. Emprender en cualquier cosa es como estar con una persona por estar. No dedicamos tiempo de calidad.
  • No hay que temer a la competencia. Es importante aprender de ella y tratar de encontrar un punto de alianza para poder fortalecer ambas partes.
  • Si tienes la oportunidad de realizar el programa ITACA, hazlo. Se trata de una formación teórica y práctica adaptada a tu proyecto que cuenta con sesiones de asesoramiento, mentoring y apoyo para el crecimiento de tu negocio.

El apoyo que he recibido de Fundación Tomillo ha sido constante, abierto, humano y objetivo. Además, de no haber conocido Tomillo o participado en su programa, aprendiendo y conociendo personas y compartiendo sueños con otros emprendedores, dudo que hubiese mantenido el espíritu emprendedor que tengo ahora mismo”.