Se esta mandando tu mensaje...

Noticias

Neyla Goitia, nos cuenta su experiencia como emprendedora

«Para cualquiera es difícil adaptarse a nuevas costumbres, nuevo clima, otra comida, a veces incluso aprender un nuevo idioma y como si fuera poco dejar atrás toda una vida… Soy Neyla Goitia, venezolana, y mi experiencia como la de cualquier otra persona que emigra por necesidad no es muy diferente de la descrita anteriormente, excepto por provenir de un país de habla hispana, aunque vale aclarar que hablar el idioma no garantiza comunicarse sin problemas, algunas veces entender los tonos de las frases e incluso la mitad de las palabras que ésta lleva puede ser todo un reto, sin mencionar las dificultades que se enfrentan para entender el funcionamiento de las leyes y los procedimientos administrativos.

Hace un año cuando apenas llevaba 3 meses en España, por fortuna del destino me topé con la Fundación Tomillo, había llegado a este país con un visado de emprendimiento para un proyecto que armé estando en mi país, pero al enfrentarme a la realidad española me di cuenta de que “sólo sé que no sé nada”… me sentía perdida y algo desesperanzada, nada era como lo visualicé y lo peor fue que ya no contaba con quienes armaron conmigo ese primer proyecto por el que vine. A la Fundación Tomillo la encontré por casualidad en las redes cuando buscaba ayuda muy angustiada, decidí contactarles y no tardaron en llamarme para una entrevista en la que por primera vez me sentí comprendida y escuchada.

A partir de ese momento comprendí que Tomillo es como un hermano o hermana mayor que te aconseja, te anima y te da las herramientas para que tu traces tu camino a tu propio ritmo, desde entonces no he parado de aprender con ellos, incluso durante el confinamiento cuando sentía que había perdido las fuerzas y el objetivo, Tomillo apareció y haciendo magia para adaptarse a las nuevas tecnologías logró una vez más motivar y reorientar a muchos extranjeros y locales entre ellos yo. Gracias a este nuevo esfuerzo logré rediseñar mi emprendimiento y actualmente me encuentro iniciando la etapa de lanzamiento de una academia de formación y asesoramiento para profesionales. Aun me queda mucho por aprender, pero tengo la tranquilidad de saber que cuento con ellos, con ese hermano que te orienta y te da el empujoncito cuando hace falta.

Siempre estaré agradecida por la ayuda desinteresada que me han brindado y ojalá pronto alcance a retribuirles tan maravilloso acompañamiento. Si estas leyendo esto y te encuentras en una situación difícil o te ves reflejada o reflejado en este y otros testimonios de la Fundación te invito a acercarte a Tomillo, sin duda alguna conseguirás aclarar tu situación y sentirás que no estás solo porque no lo está. Éxitos para todos».

Actividad integrada en el proyecto “Emprendimiento e Integración” financiado por Dirección General de Inclusión y Atención Humanitaria y cofinanciado por el Fondo Social Europeo.

Compartir